Menü

La guía definitiva de Appinio sobre movilidad eléctrica: todo lo que necesitas saber sobre los coches eléctricos Publicación: 1. julio 2022

Apenas hace ruido, no emite gases de escape malolientes y contiene mucha tecnología de última generación, al menos esa es la imagen común del coche eléctrico. Pero la movilidad eléctrica es mucho más que eso: los motores eléctricos sin emisiones, impulsados por energía neutra para el clima, son la promesa tecnológica que se supone que nos llevará a un futuro más respetuoso con el medio ambiente. La demanda también está aumentando rápidamente y la política podría marcar un rumbo decisivo para la movilidad eléctrica en España en un futuro próximo. Es hora de analizar el tema en profundidad. ¿Qué es la movilidad eléctrica? ¿Qué hay que saber sobre los coches eléctricos? ¿Qué piensan los españoles de la movilidad eléctrica? El informe de movilidad 2021 de Appinio presenta un estudio exhaustivo en cinco países. Con el fin de llevar a cabo dicho estudio representativo (conforme a edad y sexo), se consultó la opinión de 2.000 consumidores de España, Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos sobre los coches eléctricos en todo el mundo. Esta guía de movilidad eléctrica presenta los resultados más interesantes y todo lo que necesitas saber sobre el tema.

 

 

Appinio Mobility Report

Appinio ha resumido todos los resultados del estudio sobre movilidad eléctrica en un informe de 50 páginas.

 

1. ¿Qué es un coche eléctrico?

Un coche eléctrico se diferencia de los convencionales en un aspecto esencial: el accionamiento. En lugar de diésel o gasolina, éste funciona con electricidad. Es decir, un acumulador o batería alimenta el motor. Para los conductores, esto supone un pequeño cambio: en lugar de ir a la gasolinera, la ruta se dirige a la fuente de energía más cercana, especialmente a los enchufes.

 

El hecho de que nuestras carreteras no estén repletas de coches eléctricos es sorprendente, después de todo, la idea del coche eléctrico ya tiene más de 100 años. A principios del siglo XXI, los investigadores trabajaban en prototipos, pero fracasaron debido a la inmadurez del progreso tecnológico. Pero sobre todo porque el petróleo era más barato y hacía tiempo que se había consolidado como el motor económico del siglo XXI.

 

Hubo que esperar hasta la década de 2000 para que el coche eléctrico volviera a estar en el punto de mira de los fabricantes de automóviles. Desde entonces, marcas como Tesla, Volkswagen, Renault, Hyundai, Audi o BMW han presentado regularmente nuevos modelos. En el futuro, nadie podrá evitar los coches eléctricos, porque son una pieza importante del rompecabezas de la transición energética. Además, muchos países también buscan prohibir las nuevas matriculaciones de coches con motores de combustión convencionales en los próximos años.

 

 

2. ¿Qué tipos de coches eléctricos hay?

Es imposible imaginar un futuro respetuoso con el medio ambiente y el clima sin el coche eléctrico. La gran mayoría de los españoles (90%) lo tiene claro: los coches eléctricos son el futuro.


Sin embargo, la tecnología aún está en pañales, en comparación con el motor convencional, que existe desde hace más de 100 años. Aparte de los tipos de coches como los turismos, los todoterrenos, las camionetas o los autobuses, ya existen varias versiones de coches eléctricos en términos de propulsión que combinan el pasado y el futuro o que ya se comercializan como la siguiente etapa evolutiva de la movilidad eléctrica. 

  • Coche eléctrico de batería

Lo que conocemos como el clásico coche eléctrico suele ser el vehículo eléctrico de batería (BEV). Este tipo de coche eléctrico funciona exclusivamente con electricidad almacenada en una batería. Se puede cargar en casa o en una estación de carga pública. En comparación con el coche convencional, éste no tiene ni caja de cambios ni palanca de velocidades. 

 

  • Coche enchufable

Si la electricidad llega al coche por cable desde una estación de carga por la toma de corriente integrada, se le conoce como coche enchufable. Existen en una versión exclusivamente de pilas, pero también en una versión híbrida con motor de combustión interna. En este caso, el motor eléctrico adicional apoya al motor principal convencional para reducir el consumo de energía.

  • Coche híbrido con motor convencional

Este tipo de coche eléctrico combina lo antiguo con lo nuevo. El coche híbrido tiene dos tecnologías de propulsión: la eléctrica y la convencional con energía fósil, como la gasolina o el gasóleo. El coche híbrido cubre la mayor parte de la distancia con combustibles convencionales, pero el motor eléctrico le ayuda en las acciones que requieren mucha energía, como el arranque, la aceleración, el frenado, entre otras. El motor auxiliar eléctrico optimiza el motor de combustión y reduce el consumo de energía.

  • Coche híbrido con motor eléctrico

El accionamiento principal de los coches híbridos es eléctrico. El motor de combustión adicional aumenta la autonomía efectiva una vez que la batería está vacía. Sin embargo, este motor convencional no impulsa el coche eléctrico, sino que alimenta un generador, que a su vez carga la batería.



  • Coche eléctrico de pila de combustible

Una exótica entre los coches eléctricos es la variante con pilas de combustible integradas. La energía de las células se genera por la reacción del oxígeno con el hidrógeno. Son neutrales desde el punto de vista climático y absolutamente libres de emisiones, ya que la única emisión es el agua. El gran problema es que las instalaciones de repostaje de hidrógeno son todavía muy limitadas en España y en todo el mundo. No obstante, estos coches eléctricos se consideran el siguiente paso evolutivo cuando el uso del hidrógeno sea más adecuado para la producción en masa.

 

 

3. Ventajas y desventajas de los coches eléctricos

Tradicionalmente, las innovaciones tienen un comienzo difícil en el mercado: las tecnologías son inmaduras y caras, por lo que sólo pueden comprarlas las personas con altos ingresos. Los coches eléctricos seguirán siendo caros hasta que se alcance una masa crítica de personas y surja un mercado sólido. Las materias primas raras para el motor y las baterías determinan el elevado precio que hace que mucha gente dude. Por ejemplo, una gran parte de los españoles (48%) los asocia con "precios caros".


El elevado precio tiene que ver con el uso de materias primas raras para construir el motor y las baterías, y es comprensible que estos elevados costes iniciales hagan vacilar a muchos clientes potenciales. Sin embargo, las ventajas de un coche eléctrico superan los inconvenientes a largo plazo.


En primer lugar, un coche eléctrico supone una menor carga ecológica que su predecesor de combustible fósil a largo plazo. En segundo lugar, un motor eléctrico no produce emisiones y es mucho más silencioso que un motor de combustión, por lo que la contaminación atmosférica y acústica es menor.

 

Se podría argumentar que el suministro de electricidad para alimentar a los coches eléctricos también supone una carga para el medio ambiente, ya que necesitamos fábricas para producir electricidad, pero esto requiere un enfoque más holístico. Las tecnologías verdes y renovables, como la energía solar y la eólica, seguirán extendiéndose y convirtiéndose en una práctica habitual, por lo que la huella de carbono de los coches eléctricos será aún menor.

 

Otro punto interesante que genera mucho debate es el corazón de los coches eléctricos: la batería. En contra de la creencia popular, la batería de uno de estos coches puede tener una segunda vida. Debido al desgaste, sus baterías deben ser sustituidas al cabo de unos años, pero pueden reciclarse y convertirse en otro dispositivo de almacenamiento de energía. Un motor de combustión ya no es utilizable y, por lo tanto, se desecha.


Por último, un motor eléctrico está claramente por delante en términos de mantenimiento: de media, un motor de combustión consta de más de 1.000 piezas. Un motor eléctrico, incluida la batería, tiene unos 200 componentes. En breve, la tecnología del coche eléctrico es más ligera, más compacta y menos propensa a las averías, lo que facilita su mantenimiento.

 

... además del repostaje

Además de los precios temporalmente elevados, el mayor obstáculo con el que siguen luchando los coches eléctricos es la autonomía. Estos coches sólo pueden llegar hasta cierto punto con una carga y la red de estaciones de carga aún no es tan extensa como la de las estaciones de gasolina, lo que significa que hacer viajes largos por carretera podría ser descabellado y requeriría bastante planificación desde el punto de vista del conductor (p. ej.  informarse de cuántas estaciones de carga hay en el camino, asignar tiempo extra para cargar para el coche, tener en cuenta imprevistos como un cargador roto u ocupado). 

 

Appinio ha resumido todos los resultados del estudio en un informe de 50 páginas. Descárgatelo aquí: 



4.  Statu quo: el estado del coche eléctrico en España

No es de extrañar que la movilidad y los nuevos servicios de movilidad estén en el centro de acalorados debates, sobre todo en los últimos años. La realidad es que necesitamos y queremos ir a sitios y nos encanta hacerlo con estilo en nuestro propio coche: somos una sociedad muy centrada en los coches.

Sin embargo, a raíz del cambio climático y la intensificación de las medidas de protección del clima, no podemos ignorar las banderas rojas de esta relación insana que mantenemos con el motor de combustión interna.


Algunos países han puesto una clara fecha de caducidad al coche de combustión interna y están más que dispuestos a lograrlo sin remordimientos. Además, los coches eléctricos están subvencionados por el gobierno en muchos países. En Noruega, por ejemplo, se suprime el impuesto sobre el valor añadido del 25% en el momento de la compra, lo que significa que un coche eléctrico en Noruega cuesta ahora casi lo mismo que un coche nuevo con motor de combustión interna.
En Reino Unido, el gobierno ofrece subvenciones para comprar un coche enchufable, especialmente para coches de menos de 35K (p. ej. el Tesla Model 3). La subvención máxima disponible para los coches es de 2.500 libras.

 

 

Estas marcas dominan el mercado de los coches eléctricos en España

Prácticamente todos los grandes fabricantes de automóviles están activos en el espacio de la movilidad eléctrica. Podemos encontrar actores establecidos como Toyota, Ford, BMW, Audi u Honda, pero la superestrella de la movilidad eléctrica es una sola: Tesla. La empresa estadounidense, dirigida por Elon Musk, existe desde 2003 y sacó al mercado el primer coche de serie eléctrica en 2008, ¡creando un culto!


Además de los coches eléctricos, la empresa también ha estado produciendo baterías y sistemas solares internamente. Tesla ofrece ahora seis series de modelos y, según sus propias cifras, ha vendido casi 500.000 coches en 2020. Este año se completará una fábrica a gran escala, la "Gigafactory" de Berlín-Brandenburgo, para seguir impulsando la producción y satisfacer más rápidamente la elevada demanda.

 

El estudio ha revelado que uno de cada cinco conductores de coches eléctricos conduce un Toyota (22%), seguido de Tesla (14%), Hyundai (9%), Mercedes Benz (8%) y BMW (7%). Sin embargo, Tesla destaca como marca principal: uno de cada tres españoles  (35%) piensa primero en Tesla cuando escucha el término "coche eléctrico". Toyota (16%) y Renault (5%) le siguen a gran distancia. 


Ninguna otra marca es asociada tan a menudo con los atributos positivos de innovadora, futurista y respetuosa con el medio ambiente como Tesla. 

 

 

5. Obstáculos, criterios de compra y marcas predominantes: ¿qué piensan realmente los españoles sobre los coches eléctricos?

Los coches eléctricos aún no se han subido a la ola dominante. Así lo demuestran no sólo las cifras de ventas y la cuota de nuevas matriculaciones en comparación con los motores de combustión, sino también el estudio de Appinio: tres de cada cinco españoles (62%) siguen conduciendo coches con motor de combustión, y sólo uno de cada ocho (12%) lo hace de forma totalmente eléctrica o mediante un híbrido enchufable. No obstante, cuatro de cada diez propietarios de coches con motores de combustión (44%) afirman que su próximo coche será probablemente eléctrico. 

 


Appinio ha resumido todos los resultados del estudio en un informe de 50 páginas. Descárgatelo aquí:




La mayoría nunca ha viajado en un coche eléctrico, pero las ganas de probarlo son grandes

La mayoría de los españoles aún no ha tenido el placer de conducir un coche eléctrico, ya que dos tercios (67%) nunca han viajado en un coche eléctrico. Pero el interés es grande: ocho de cada diez encuestados (71%) querrían probar un coche eléctrico. Especialmente en las grandes ciudades, las personas tienen más contacto con los coches eléctricos en el tráfico diario o a través del car sharing. Los que ya han tenido el placer de realizar un viaje de placer se mostraron en general entusiastas: siete de cada diez encuestados (72%) consideraron la prueba (muy) positiva, y el grupo de edad de 45 a 54 años en particular se mostró entusiasmado (77%). Los mayores efectos sorpresa fueron el silencio del motor (72%) y el confort dentro del automóvil (41%).

 

El respeto al medio ambiente termina saliendo caro

 

La prohibición de los motores de combustión a partir de 2030 cuenta con el apoyo de la mayoría (69%), que también cree (93%) que los políticos deberían ofrecer más incentivos de compra y subvenciones para acelerar el cambio a la movilidad eléctrica. Para la mayoría, la primera asociación con un coche eléctrico es el respeto al medio ambiente (57%), seguido de los precios caros (48%).
Los propietarios de vehículos enchufables piensan en primer lugar en el respeto al medio ambiente (50%), seguido por la innovación (47%) y el futurismo (37%); los precios caros ocupan el cuarto lugar (27%).

 

En cuanto a los criterios generales de compra, nada es tan importante como la seguridad (83%) y el precio (79%). El tipo de automóvil (eléctrico o de combustión), sólo ocupa el tercer lugar (65%).
Entre los que tienen un coche enchufable, el impulso decisivo para comprar un coche eléctrico, incluso antes que la sostenibilidad, fue: el ahorro de dinero en combustible (54% frente al 50%). La gasolina es muy cara en estos momentos y está destinada a escasear, lo que hará que los precios suban y suban. 

 

Percepción de marcas de coches eléctricos: Tesla se lo lleva todo

 

Ninguna marca está más asociada a la movilidad eléctrica entre los españoles que Tesla. Uno de cada tres piensa en Tesla cuando se menciona el término coche eléctrico (35%). Los españoles también asocian a Tesla con el futurismo y la innovación (52% y 47% respectivamente), lo que sitúa a la empresa de Elon Musk en el primer puesto en cada una de estas dimensiones. También cuando se trata de respeto al medio ambiente, el fabricante estadounidense supera a todas las demás marcas, en esta dimensión sólo la japonesa Toyota sigue de cerca a Tesla (39% frente al 36%).

Echando un vistazo a otras grandes marcas: Porsche y Mercedes Benz se encuentran por delante de BMW cuando se trata de la alta gama (66% y 65% frente al 58%). Cuando se trata de velocidad y pasión en el escenario eléctrico, nadie destaca tanto como Porsche (45% y 23% respectivamente). Audi es la primera en diseño atractivo seguida por Mercedes Benz (41% y 40% respectivamente). La categoría de placer de conducción la ganan Volkswagen y BMW (31% ambas), seguida de cerca por Mercedes Benz y Ford (30% y 29% respectivamente).

6. Comparación internacional: coches eléctricos en Alemania, Francia, Reino Unido y Estados Unidos

 

El estudio de Appinio también se realizó en otros países para obtener una visión más completa del mercado y ofrecer la posibilidad de hacer comparaciones internacionales sobre el tema de la movilidad eléctrica.


Por ejemplo, los encuestados españoles y británicos destacan con un nivel de aceptación de la movilidad especialmente alto: nueve de cada diez encuestados de España (90%) y Reino Unido (88%) confían en ver los vehículos eléctricos como parte del futuro. En Alemania, sólo dos tercios (66%) dicen lo mismo, y Francia y Estados Unidos están en el medio (72% y 81% respectivamente). El apoyo a la prohibición de nuevas matriculaciones de motores de combustión a partir de 2030 también es mayor en el Reino Unido y España (70% y 69% respectivamente). Mientras que los Estados Unidos están divididos (52% a favor), el escepticismo predomina en Alemania y Francia (sólo un 44% a favor cada uno).


Estas diferencias parecen sorprendentes si observamos la prevalencia de los coches eléctricos en cada país: el 13% de los alemanes, franceses y británicos poseen un coche eléctrico, en España y Estados Unidos la cifra es ligeramente inferior (12% y 10% respectivamente).

 

 

Los franceses y alemanes se centran en los costes, los españoles y británicos en el medio ambiente

 

Ya hemos visto que los coches eléctricos se asocian a menudo con precios elevados, y lo mismo ocurre en los cinco países.  También es lo primero que asocian los franceses y alemanes por encima del resto de países (61% y 54% respectivamente). Los españoles, en cambio, asocian la movilidad eléctrica sobre todo con el respeto al medio ambiente (57%). En Estados Unidos, los encuestados vacilan entre el respeto al medio ambiente y los precios elevados (46% y 48%), de forma similar al Reino Unido. El tema del futurismo es el más prioritario en Estados Unidos (39%), como muestra el siguiente gráfico. Resulta interesante observar que, en los cinco mercados, cuanto mayor es la edad de los encuestados, más probable es que asocien los coches eléctricos a precios caros.

En cuanto a las marcas que se asocian a la movilidad eléctrica, Tesla está claramente por delante en todos los países encuestados; sólo en Francia el fabricante nacional Renault se enfrenta seriamente al líder del sector (43% frente a 47%). Toyota también está bien situada en la opinión pública en España, Francia y Estados Unidos (26%, 25% y 25% respectivamente), mientras que en Alemania el fabricante japonés sólo ocupa el sexto lugar, por detrás de Volkswagen, BMW, Audi y Mercedes-Benz (11%).

 

7. Conclusión: el tren eléctrico despega (lentamente) hacia un futuro neutro para el clima

Para los españoles está claro: los coches eléctricos son el futuro.
Los fabricantes de coches atraen regularmente a los clientes con nuevos modelos, y las "primas medioambientales" políticas están haciendo cambiar de opinión a cada vez más conductores indecisos. El tema de la movilidad eléctrica está cada vez más presente en los medios de comunicación, en el trabajo, en el tiempo de ocio o entre amigos y conocidos.


Para acelerar la adopción, es necesario que haya más incentivos financieros y más educación por parte de las empresas y la política, así como más esfuerzos para ampliar la infraestructura de estaciones de carga públicas.


Los resultados internacionales del Informe de Movilidad eléctrica de Appinio 2021 dan un mensaje claro: El interés y la demanda definitivamente están ahí.

 

 

 

¿Quieres profundizar en los resultados de este estudio?

Utiliza nuestro dashboard gratuito y regístrate aquí:


Regístrate gratis

 



Más sobre Appinio


Icon-Appinio-LupeAppinio, la plataforma de investigación de mercados, permite a empresas de todo el mundo recibir miles de opiniones de grupos específicos en cuestión de minutos. Por primera vez, cualquiera puede validar decisiones e ideas en tiempo real. Como la solución más rápida para la investigación de mercados, Appinio proporciona opiniones de más de 50 mercados y ayuda a las empresas a hacer realidad la agilidad y la orientación al consumidor. 



Share this blog post

La guía definitiva de FMCG: Todo lo que debes saber sobre el sector de los ...

Piensa en un cartón de leche, un tubo de dentífrico o una botella de agua mineral. ¿Cuándo fue la última vez que compraste estos

Continuar leyendo el articulo


Appinio Research   •   Jul 28, 2022 2:19:11 AM